Archivos Mensuales: enero 2014

Pastelería gourmet, el cronut.

Estándar

Tras la locura desatada por los cupcakes, los miles de frostings, toppings y recetas compartidas en tantos blogs; llega un nuevo fenómeno de la repostería: el cronut. A medio camino entre el croissant y el donut, esta maravilla está haciendo que los neoyorquinos más golosos hagan colas interminables en la pastelería de Dominique Ansel, su creador. El fenómeno promete extenderse pronto por Europa, mientras tanto te presentamos a la nueva estrella de la repostería internacional.

Cronut de Dominique Ansel

El cronut consiste en una masa hojaldrada que primero ha sido fermentada y después frita para, a continuación; rebozarlo en azúcar, rellenarlo con crema y glasearlo. El proceso de fabricación de cada cronut dura ¡tres días!

Desde que se lanzaron en mayo del pasado año cada mes se ha escogido un sabor especial para el cronut. Coco, manzana, limón, dulce de leche, champán… nada se le resiste a esta maravilla.

Exterior contundente, interior ligero/ Dominique Ansel

Pero como toda delicatessen tiene sus condiciones especiales para saborearlo. En primer lugar hay que darse un paseo hasta la ciudad de los rascacielos, ya que Nueva York es el lugar de nacimiento del cronut y tener a mano los 5$ que cuesta (alrededor de los 4€). Tras esto visitaremos la pastelería de Dominique Ansel en el Soho bien temprano ¡las colas para comprarlo empiezan a las 6 de la mañana! Ya desde el obrador nos recomiendan comerlo lo más fresco posible, utilizar un cuchillo de sierra a la hora de cortarlo y nunca refrigerarlo o calentarlo. Hecho todo esto podemos disfrutar de una de las únicas 200 unidades que se fabrican a diario.


Nosotros, como buenos golosos, estamos deseando que la receta llegue a Europa para poderla servir acompañada de un magnífico café.

El arte de tomarse un café

Estándar

Vivimos un época en la que el arte se ha decidido a salir de los museos y lo inunda todo. Salas de exposiciones en los lugares más insospechados, las calles de las ciudades… Incluso hay quienes, como nosotros, hacen del hecho de tomar un café un arte en sí mismo. Nos referimos, cómo no, al arte del latte.

Para los no iniciados os explicaremos un poco en que consiste. Este arte consiste en crear diseños con espuma de leche en la superficie del café. Tanto por los materiales que se utilizan como por su finalidad, nos encontramos ante unas obras complejas pero efímeras.

Arte en tu café

Como pasa siempre en el arte existen varias técnicas a dominar si quieres ser un barista experto.  Puede realizarse bien dejando caer un chorro de leche o utilizar plantillas y polvos sobre la espuna ya creada. La leche ha de calentarse adecuadamente para que las microburbujas la conviertan en una crema densa. A partir de aquí entran en juego las habilidades manuales del barista.

¿A que ahora apetece un café calentito?

 

Henry Rousseau, pionero del Naïf

Estándar

Al hilo de la exposición de la pintora madrileña Mansura de estilo naïf, hoy haremos un repaso a la vida y obra del pintor considerado máximo exponente de este estilo Henry Rousseau. La técnica en el naïf destaca porque se olvida de la perspectiva y las proporciones. Las figuras son planas y las figuras tienen un involuntario aire de caricatura. A pesar de que en un principio la idea de Rousseau era documentar la realidad, sus obras más conocidas tienen temática exótica y onírica además de una pátina de inocencia.

 

Henri Rousseau nació en Laval, al norte de Francia, el 21 de mayo de 1844. Su padre era un pequeño fabricante de lámparas de aceite y hojalatero y su madre nieta de un oficial de infantería de Napoleón.

En su juventud intentó estudiar Derecho, pero las circunstancias eran precarias y no logró graduarse. Trabajó como pasante en un bufete de la ciudad de Angers, un trabajo mal pagado del que fue despedido por hurtar estampillas. Durante esta etapa se despertó en él un gran interés por la poesía y la música.

Empezó a pintar en serio con poco más de cuarenta años, y a la de edad de 49 se retiró de su puesto en la administración para dedicarse de lleno a la pintura.

 

Aproximadamente desde 1890 se observa una maduración en su lenguaje pictórico. Si bien durante toda su carrera artística pintó obras de corte realista, con frecuencia también dejó que su fantasía se potenciara hasta casi el surrealismo. Por ejemplo, en La gitana dormida (1897) se ve a una mujer durmiendo plácidamente en medio de un exótico desierto mientras un león la observa muy de cerca; el paisaje y el león podrían ser una fantasía onírica de la gitana. En El Sueño (1910), esta potenciación de lo superrealista es igual de perceptible.

Sus cuadros más conocidos representan escenas selváticas, a pesar de que él nunca abandonó Francia ni vio una jungla. Carecen de rigor las historias difundidas por admiradores suyos sobre un supuesto servicio en el ejército que incluyera la fuerza expedicionaria francesa a México.

Su inspiración provenía de libros con ilustraciones y de los jardines botánicos y el zoológico de París, así como de dibujos de animales salvajes disecados. También había conocido a soldados durante su servicio militar que habían sobrevivido a la expedición francesa a México y había escuchado sus historias del país subtropical. Se considera que la primera (y la más representativa) de sus “junglas” es Tigre en una tormenta tropical (¡Sorprendido!) (1891).

Junto a sus escenas exóticas hubo una producción simultánea de imágenes topográficas más pequeñas de la ciudad de París y sus alrededores. Éstas tienen en ocasiones detalles relacionados con el progreso técnico y científico de la época: chimeneas de fábricas, aerostatos, dirigibles, postes de telégrafo, biplanos, etc.

Rousseau declaró que no tuvo otro maestro que la naturaleza.

Noche de reyes

Estándar

Tenemos planes para vosotros durante el día previo a la llegada de los reyes magos.

Mientras la cabalgata de sus majestades pasee por nuestra ciudad vosotros podéis pasar la tarde esperando en Prioritè.

Tenemos una amplia variedad de cafés de los que podéis disfrutar o, si lo preferís, podéis elegir también alguno

de nuestros  platos o, quizás incluso algo muy dulce. Elegir una de nuestras diversas tartas. ¡Tenemos de todos los sabores!

Algunas, como la tarta de oreo, vienen acompañadas de galletas que horneamos cada día en Prioritè.

Si queréis optar por lo más clásico y ligero también podéis elegir nuestra ensalada. Un plato muy completo y saludable.

Pero la oferta de Prioritè no se reduce a los productos gastronómicos, con nosotros también podéis disfrutar del mejor arte.

Actualmente tenemos la exposición de la artista Mansura en la segunda planta de nuestro café. Si, además, todavía tenéis que comprar algún regalo es la oportunidad perfecta porque los cuadros están alrededor de 50€. ¿Qué mejor regalo que un poco de arte?

Imagen