Archivos Mensuales: abril 2014

Magdalenas de fresas ¡para chuparse los dedos!

Estándar

Ya llevamos unas cuantas semanas de primavera y nuestros paladares lo van notando. En el mercado se encuentran muchos productos de temporada que hacen las delicias de grandes y chicos. Paseando por la red nos hemos encontrado con esta receta de magdalenas del blog ¿Tú qué vas a comer hoy? Su ingrediente principal son las fresas y tienen una pinta estupenda. ¡Os pasamos la receta!

Imagenimagen y receta

 

Ingredientes para 21 magdalenas en moldes de flan:

  • 3 huevos
  • 350 gramos de harina, 200 de centeno y el resto de trigo
  • 250 gramos de azúcar moreno
  • 75 mililitros de aceite de oliva
  • 75 mililitros de leche
  • 1 sobre de levadura
  • 250 gramos de fresas
  • Zumo de un limón
  • Zumo de una naranja
  • 2 cucharadas de mermelada de fresas casera (gracias Lola, es la mermelada más rica que he probado)

Elegimos un bol grande donde nos quepan todos los ingredientes y podamos mezclarlos bien. Lo primero es batir los huevos, con una pizquita de sal (la abuela de Ramona siempre le pone un poco a los bizcochos y dulces en general). A los huevos añadimos el azúcar y movemos muy bien para que se mezclen en condiciones. A continuación, sumamos a la mezcla el aceite, repetimos el proceso y añadimos la leche. Cuando esté la masa bien homogénea, incluimos la harina con la levadura. Si no queremos que nos queden grumos, podemos pasarle la batidora para que quede más fina. Por último, vertemos el zumo de la naranja y el limón y las fresas cortadas en trocitos pequeños, cuanto más pequeños sean, mejor se distribuirán en la masa y la mermelada, para que potencie el sabor a fresa.

Mientras vamos rellenando los papeles de magdalenas dentro de los recipientes de flan (para que no se nos abran y queden deformadas), ponemos a calentar el horno a 180º. Estas magdalenas no subieron mucho, por lo que se pueden llenar los papeles casi enteros sin temor a que se desborden. Con 15 minutos de horno están hechas, pero siempre podéis utilizar el truco de pincharlas y si sale limpio el pincho, es que están.

Receta galega, rosca de Pascua

Estándar

¡Se acaban las vacaciones! Esperamos que hayáis disfrutado de unos días de descanso bien merecidos. Este año el tiempo ha acompañado y seguro que más de uno y más de una habéis disfrutado de lo lindo en la playa o la montaña. Y como sabemos que volver a la rutina cuesta un poquillo, os proponemos una receta dulce que os va a hacer olvidar un rato que mañana es lunes.
Las roscas de Pascua, que se llaman así aunque la nuestra vaya a tener forma de trenza, recuerda un poquitín al roscón típico de Reyes; aunque al no llevar relleno es mucho más ligera. Se suele tomar en la merienda del Domingo de Resurrección o como desayuno del Lunes de Pascua. Y aunque aquí sólo la hayamos decorado con fruta también se le pueden poner frutos secos y huevos de Pascua decorados. ¡Esperamos que la disfrutéis!

Imagenimagen y receta

Ingredientes:

  • 1/2 kg de harina.
  • 150 gr de azúcar (más 5 cucharadas para pintar).
  • 100 ml de leche.
  • 4 huevos (más 1 para pintar).
  • 75 gr de frutas escarchadas.
  • Ralladura de 1/2 limón.
  • 10 gr de mantequilla.
  • 30 gr de levadura fresca.
  • 10 gr de sal.
  • 3 cucharadas de coñac.

Preparación:
Precalienta el horno a 200ºC. Vierte la harina en un recipiente y, haciendo un hueco en el medio, agrega la levadura, la sal y la leche, el coñac, la mantequilla, los huevos y la ralladura de limón. Mezcla todo hasta formar una masa suave y homogénea. Tapa y deja reposar unos minutos.

Una vez ha reposado, coloca la masa en una superficie enharinada para trabajar con ella. Forma 6 bollos de masa y estíralos haciendo tiras gruesas. En una fuente para horno con papel encerado, coloca 3 de las tiras de masa. Une todas por uno de los extremos y forma una trenza. Repite con las tiras de masa restantes y deja reposar nuevamente. Pinta las trenzas con el huevo y el azúcar para que, al dorar, luzcan más bonitas. Espolvorea con la fruta escarchada las trenzas y hornealas durante 30 minutos.

Nueva exposición en Prioritè. Nuria Castro.

Estándar

Cómo ya sabéis los que nos habéis visitado alguna vez, en Prioritè nos gusta apoyar a los artistas españoles. Es por ello que dedicamos un espacio en nuestra cafetería al arte. En este caso traemos la obra de la artista ubetense Núria Castro.
“Arte de Alta vibración” exposición de pintura mixta Núria Castro
Núria Castro es una artista multidisciplinar, que progresivamente ha ido experimentando con muchas disciplinas artísticas, tales como la pintura, grabado, nuevas tecnologías, diseño de moda, música, cine…. Tras la experiencia que le aporta este inmenso proceso creativo, en su síntesis, crea el arte que ella misma denomina “Arte de Alta Vibración”: obras artísticas que ejercen una influencia positiva, al irradiar una energía en alta frecuencia vibratoria que conecta con el “Gran Espíritu del Universo”.
Núria Castro nace en Úbeda, Jaén, formándose en Diseño de Modas y en el Ciclo Superior de Artes Plásticas, Diseño de Grabado y Estampación. Vivió en España y Estados Unidos, presentando sus obras en diversas exposiciones, siendo las más representativas: Florida (1998-99) en Artserve- FourtLaurderdale; California Fine Arts o en Old Town Gallery, etc.; y New York (2000) donde participa en la ArtExpo. En España, expone en Úbeda, Cazorla, Baeza, en la Casa de la Cultura de Parla, o en el Teatro Las Lagunas de Mijas en Málaga, Madrid, etc.
Además desde el 2000, Núria Castro ha colaborado en las composiciones musicales: “Esravella” que acompaña al mural de Jesús Cánovas, En Mallorca; “Reencuentro” en el disco conmemorativo del 1er Congreso Internacional de Música de Cine de Úbeda. También ha participado en cortometrajes: “En el fondo”, “Retrato de mujer blanca con navaja” (seleccionado en festivales de España, Francia, EE.UU. y Pakistán) ambos de Carlos Ceacero y, “En el atardecer de un sueño” de David Doncel. Por último, ha colaborado en los poemas audiovisuales “Fragancias” presentados en el LadyFest Madrid.
Os invitamos a dejaros invadir e irradiar, por la fuerza suprema de la obra de Nuria Castro, os invitamos a Prioritè. />ImagenImagenImagenImagen

Podéis ver más en nuestra exposición o visitando su web http://www.nuriacastro.com/

Monas de Pascua

Estándar

Pasan los días y cada vez vamos notando más el calorcito y el ambiente de la primavera. También poco a poco nos vamos acercando a la Semana Santa, tiempo para pasar en familia y con amigos, para ir a la playa o la montaña, para descansar y para disfrutar de la gastronomía típica de la época.

La Cuaresma y la Semana Santa están plagadas de recetas de todo tipo que hacen las delicias de  todos. Si hace unas semanas os dábamos la clave del pain perdu que es primo hermano de las torrijas, hoy traemos monas de Pascua y huevos pintados.

La mona es una torta de la Pascua cuya degustación simboliza que la Cuaresma y sus abstinencias se han acabado. Es un postre de gran tradición en todo el Mediterráneo y de origen árabe. Se suele consumir durante la merienda de los días de pascua acompañada de longaniza de Pascua siendo costumbre cascar el huevo en la frente de otra persona. Este alimento propio del lunes de Pascua, la mona, y la costumbre de hacer una salida al campo para comerlo en familia ha acabado dando nombre al día, que para muchos es “el día de la mona”.

 

Imagen

Imagen y receta original

 

Ingredientes:

500 gramos de azúcar.

1/4 de litro de zumo de naranja recién exprimido.

1/2 litro de aceite de oliva.

1 vasito de anís seco.

un puñadito de matalauva.

la raspadura de 1 limón.

1 kilo y medio de harina.

4 sobres de gaseosa de los llamados matrimonios.

8 huevos.

 

Preparación:

En primer lugar ponemos el aceite en un cazo hasta que esté caliente, apartamos y dejamos enfriar. En otro cacito ponemos medio vaso de agua y echamos la matalauva, lo ponemos al fuego y dejamos que hierva 5 minutos y apartamos.

Cogemos un recipiente grande o un barreñito y echamos dentro la harina y el azúcar; mezclamos bien y hacemos un hueco en el centro donde echaremos en primer lugar el aceite, el zumo de naranja, el anís, medio vasito del agua en la que hemos hervido la matalauva, la raspadura de limón, y encima de todo esto vamos echando los sobres de gaseosa. Amasamos todo muy bien con las manos hasta lograr una masa lisa y manejable, la dejamos reposar unas horas, si queréis se puede hacer por la noche y taparla, la utilizaremos por la mañana.

A la hora de hacerlos si veis la masa aceitosa no os preocupeis es normal, volvéis a amasar un poco y ya está, entonces cojemos una fuente de horno, vamos cojiendo trozos de masa y le damos la forma como de un panecillo,

Ponemos en la fuente de horno forrada con papel vegetal, encima de cada mona ponemos en el centro un huevo y lo sujetamos bien con dos tiritas de masa cruzadas, untamos por encima de huevo batido con un pincel, espolvoreamos de azúcar y metemos al horno a 200 grados, hasta que veamos que la masa empieza a coger colorcito, pero no mucho.

Apartamos y dejamos enfriar, y ya están listas para comer. Aguantan muy bien durante mucho tiempo, por ejemplo 1 mes, pero siempre que las pongamos en una caja de lata, o metidas en un bolsa de plástico.

 

 

Imagen

imagen


Y además, si queréis darle un toque más especial a la mona, podéis pintar los huevos con que la vais a decorar de diferentes colores. Si os animáis con la receta ¡queremos ver vuestras fotos del resultado!