Monas de Pascua

Estándar

Pasan los días y cada vez vamos notando más el calorcito y el ambiente de la primavera. También poco a poco nos vamos acercando a la Semana Santa, tiempo para pasar en familia y con amigos, para ir a la playa o la montaña, para descansar y para disfrutar de la gastronomía típica de la época.

La Cuaresma y la Semana Santa están plagadas de recetas de todo tipo que hacen las delicias de  todos. Si hace unas semanas os dábamos la clave del pain perdu que es primo hermano de las torrijas, hoy traemos monas de Pascua y huevos pintados.

La mona es una torta de la Pascua cuya degustación simboliza que la Cuaresma y sus abstinencias se han acabado. Es un postre de gran tradición en todo el Mediterráneo y de origen árabe. Se suele consumir durante la merienda de los días de pascua acompañada de longaniza de Pascua siendo costumbre cascar el huevo en la frente de otra persona. Este alimento propio del lunes de Pascua, la mona, y la costumbre de hacer una salida al campo para comerlo en familia ha acabado dando nombre al día, que para muchos es “el día de la mona”.

 

Imagen

Imagen y receta original

 

Ingredientes:

500 gramos de azúcar.

1/4 de litro de zumo de naranja recién exprimido.

1/2 litro de aceite de oliva.

1 vasito de anís seco.

un puñadito de matalauva.

la raspadura de 1 limón.

1 kilo y medio de harina.

4 sobres de gaseosa de los llamados matrimonios.

8 huevos.

 

Preparación:

En primer lugar ponemos el aceite en un cazo hasta que esté caliente, apartamos y dejamos enfriar. En otro cacito ponemos medio vaso de agua y echamos la matalauva, lo ponemos al fuego y dejamos que hierva 5 minutos y apartamos.

Cogemos un recipiente grande o un barreñito y echamos dentro la harina y el azúcar; mezclamos bien y hacemos un hueco en el centro donde echaremos en primer lugar el aceite, el zumo de naranja, el anís, medio vasito del agua en la que hemos hervido la matalauva, la raspadura de limón, y encima de todo esto vamos echando los sobres de gaseosa. Amasamos todo muy bien con las manos hasta lograr una masa lisa y manejable, la dejamos reposar unas horas, si queréis se puede hacer por la noche y taparla, la utilizaremos por la mañana.

A la hora de hacerlos si veis la masa aceitosa no os preocupeis es normal, volvéis a amasar un poco y ya está, entonces cojemos una fuente de horno, vamos cojiendo trozos de masa y le damos la forma como de un panecillo,

Ponemos en la fuente de horno forrada con papel vegetal, encima de cada mona ponemos en el centro un huevo y lo sujetamos bien con dos tiritas de masa cruzadas, untamos por encima de huevo batido con un pincel, espolvoreamos de azúcar y metemos al horno a 200 grados, hasta que veamos que la masa empieza a coger colorcito, pero no mucho.

Apartamos y dejamos enfriar, y ya están listas para comer. Aguantan muy bien durante mucho tiempo, por ejemplo 1 mes, pero siempre que las pongamos en una caja de lata, o metidas en un bolsa de plástico.

 

 

Imagen

imagen


Y además, si queréis darle un toque más especial a la mona, podéis pintar los huevos con que la vais a decorar de diferentes colores. Si os animáis con la receta ¡queremos ver vuestras fotos del resultado!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s