Chocolate caliente y marshmallows caseros para las tardes de otoño.

Estándar

Tras largos meses de disfrutar de la playa, del sol, del calor y, en definitiva, de todas las cosas maravillosas que tiene el verano hoy ¡cambiamos de estación! Con el cambio de estación retomamos algunos de nuestros hábitos favoritos del otoño/invierno. Porque a quién no le gusta leer un libro al calor del hogar mientras disfrutamos de un buen chocolate. Como sabéis, en nuestra carta podéis encontrar una buena variedad de bebidas calientes para reconfortarnos en las tardes de otoño, entre ellas unos ricos chocolates. Así que la receta de esta semana es un dulce que servirá para darle un toque más especial a nuestra taza de chocolate, marshmallows (o nubes) caseros.

Ingredientes:
– 500 grs de azúcar
– 250 ml de agua
– 15 grs de gelatina sin sabor
– 2 cucharadas de esencia de vainilla
– Azúcar glas para espolvorear
– Unas gotas de colorante alimentario del color que prefiráis (opcional)
– Moldes pequeños de cupcake o una fuente y aceite para engrasarlos.

Preparación:

En primer lugar tenemos que pensar si vamos a utilizar los moldes pequeños o una fuente más grande y después cortarlo en trozos. El primer paso es  engrasarlos ligeramente con una servilleta y una pizca de aceite. Luego los espolvoreas con  una parte del azúcar glas.
Calentamos la mitad del agua y la ponemos en un recipiente para batir. Echamos la gelatina y dejamos que se vaya deshaciendo sola. Mientras con la otra mitad del agua y el azúcar hacemos un almíbar de la siguiente manera: ponemos el azúcar en una cacerola junto con el agua, lo dejamos que hierva sin remover. Cuando se forme una espumita y veamos que va espesando comprobamos el punto. Ponemos un poco de almíbar entre la yema de dos dedos, si al separarlos se forman unos hilos es que ya está.
Cogemos ahora el bol con la gelatina y batimos fuerte con la batidora hasta conseguir un poco de espuma. Entonces agregamos poco a poco el almíbar (dejando caer un hilito). Cuando espese un poco es el momento de añadir la vainilla y el colorante  y sin bajar el ritmo de batido continuamos entre 7 y 12 minutos más hasta que obtengamos un merengue firme.

Ahora sin perder tiempo ponemos nuestra mezcla en el molde que hayamos decidido; o bien los moldecitos de cupcake (para lo que te puedes ayudar de una manga pastelera) o bien en un recipiente más grande para que luego podamos cortar trocitos. Deja enfriar y espolvorea con más azúcar glas. Si has optado por el bol grande, puedes desmoldar una vez frío y cortarlo de las formas que más te gusten.

Y ahora sólo tienes que buscar un rincón agradable, prepararte una buena taza de chocolate a la que añadirle los marshmallows y disfrutar de las tardes de otoño.

Si te ha gustado esta entrada también puedes seguirnos en Facebook.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s