Archivo de la etiqueta: Prioritè

Empanadas dulces de manzana y canela.

Estándar

Como recordaréis hace unas semanas compartimos con vosotros la receta de la masa de empanada para que la pudierais preparar en casa, ya que en los eventos en la que la servimos siempre triunfa. También os hemos dado la receta de dos rellenos, uno más común y otro vegano. Pero no nos hemos podido resistir a esta receta para hacer una empanada dulce que es perfecta para quien le guste el dulce pero no quiera nada muy pesado; una masa ligerita y un relleno de fruta.
Strudel

Ingredientes:

  • ½ kilo de manzanas.
  • Media taza de azúcar moreno.
  • Zumo de un limón.
  • Canela y nuez moscada al gusto.

Preparación:
Hacemos la masa siguiendo la receta que ya os dimos o compramos la masa de hojaldre en el super y la extendemos en la bandeja del horno ligeramente engrasada con aceite de oliva.
Para preparar el relleno cortamos la manzana en dados que no tienen que estar perfectos pero con cuidado de no que no queden demasiado grandes. La ponemos en un bol junto con el zumo de limón, la nuez moscada y la canela, lo mezclamos bien y lo dejamos todo reposar un momento para que la manzana se impregne bien.

Precalentamos el horno a 180ºC. Ponemos el relleno sobre la base de hojaldre con cuidado de no acercarnos demasiado a los bordes. Tapamos con la otra parte de la masa y cerramos bien los bordes enrrollándolos un poco. Pincha suavemente con un tenedor la superficie de la empanada y pinta la masa con la yema de un huevo batida o con un poco de aceite de oliva si quieres que sea apta para veganos y espolvorea con el azúcar moreno. Hornea durante 20 minutos o hasta que veas que se va poniendo doradita.

Es una receta muy parecida al Apfelstrudel, pero un poco más sencilla. Nosotros la acompañaríamos espolvoreándola con azúcar glass y con un té de frutas para una merienda ligera y deliciosa. Pero también puede ser el bocado perfecto para desayunar o para postre.

Y si te gustan nuestras recetas y quieres saber más sobre nuestra cafetería del centro de Madrid visita nuestra web o danos un me gusta en nuestra página de Facebook.

Tortitas de plátano y los Beatles… ¡para comérselos!

Estándar

Hace ya un tiempo compartimos con vosotros la receta de las tortitas tradicionales en el blog. En esa entrada además os hablábamos del Pancake Pen, una herramienta que te permitía escribir o dibujar con la masa de las tortitas y así crear auténticas obras de arte. Y cómo internet es un cajón desastre en el que te puedes encontrar maravillas, fijáos que video tan curioso en el que se hacen unas tortitas… ¡con la cara de los Beatles!

Y ahora la receta de las tortitas de plátano.

Ingredientes:

  • 200 gr. de harina común.
  • 3 cucharadas de azúcar.
  • 4 huevos.
  • 250 ml. de leche.
  • Un plátano medianito.
  • 30 gr. de mantequilla o margarina.
  • Una pizca de sal.
  • Margarina para engrasar la sartén.

Elaboración:

Ponemos a calentar una sartén grande y antiadherente a fuego medio. Separamos las yemas y las claras de los huevos. Hacemos un batido con el plátano y la leche. En un bol grande tamizamos la harina, la sal y el azúcar. Hacemos un hueco en el centro y echamos las yemas, la mantequilla o margarina derretida y el batido de plátano. Mezclamos con unas varillas, poco a poco, hasta conseguir una masa lisa y densa. Batimos las claras a punto de nieve y se lo incorporamos a la preparación anterior. Cuando la sartén esté caliente, pero no en exceso, la engrasamos con un pincel y un poco de margarina. Con una cuchara echamos la masa para hacer las tortitas. Dejamos de 1 a 2 minutos hasta que la masa esté dorada, volteamos con una espátula y dejamos que se dore otro minuto. Repetimos la operación hasta acabar la masa.

Chocolate caliente y marshmallows caseros para las tardes de otoño.

Estándar

Tras largos meses de disfrutar de la playa, del sol, del calor y, en definitiva, de todas las cosas maravillosas que tiene el verano hoy ¡cambiamos de estación! Con el cambio de estación retomamos algunos de nuestros hábitos favoritos del otoño/invierno. Porque a quién no le gusta leer un libro al calor del hogar mientras disfrutamos de un buen chocolate. Como sabéis, en nuestra carta podéis encontrar una buena variedad de bebidas calientes para reconfortarnos en las tardes de otoño, entre ellas unos ricos chocolates. Así que la receta de esta semana es un dulce que servirá para darle un toque más especial a nuestra taza de chocolate, marshmallows (o nubes) caseros.

Ingredientes:
– 500 grs de azúcar
– 250 ml de agua
– 15 grs de gelatina sin sabor
– 2 cucharadas de esencia de vainilla
– Azúcar glas para espolvorear
– Unas gotas de colorante alimentario del color que prefiráis (opcional)
– Moldes pequeños de cupcake o una fuente y aceite para engrasarlos.

Preparación:

En primer lugar tenemos que pensar si vamos a utilizar los moldes pequeños o una fuente más grande y después cortarlo en trozos. El primer paso es  engrasarlos ligeramente con una servilleta y una pizca de aceite. Luego los espolvoreas con  una parte del azúcar glas.
Calentamos la mitad del agua y la ponemos en un recipiente para batir. Echamos la gelatina y dejamos que se vaya deshaciendo sola. Mientras con la otra mitad del agua y el azúcar hacemos un almíbar de la siguiente manera: ponemos el azúcar en una cacerola junto con el agua, lo dejamos que hierva sin remover. Cuando se forme una espumita y veamos que va espesando comprobamos el punto. Ponemos un poco de almíbar entre la yema de dos dedos, si al separarlos se forman unos hilos es que ya está.
Cogemos ahora el bol con la gelatina y batimos fuerte con la batidora hasta conseguir un poco de espuma. Entonces agregamos poco a poco el almíbar (dejando caer un hilito). Cuando espese un poco es el momento de añadir la vainilla y el colorante  y sin bajar el ritmo de batido continuamos entre 7 y 12 minutos más hasta que obtengamos un merengue firme.

Ahora sin perder tiempo ponemos nuestra mezcla en el molde que hayamos decidido; o bien los moldecitos de cupcake (para lo que te puedes ayudar de una manga pastelera) o bien en un recipiente más grande para que luego podamos cortar trocitos. Deja enfriar y espolvorea con más azúcar glas. Si has optado por el bol grande, puedes desmoldar una vez frío y cortarlo de las formas que más te gusten.

Y ahora sólo tienes que buscar un rincón agradable, prepararte una buena taza de chocolate a la que añadirle los marshmallows y disfrutar de las tardes de otoño.

Si te ha gustado esta entrada también puedes seguirnos en Facebook.

Bienvenido septiembre. Muesli con frutas rojas.

Estándar

Ya está aquí septiembre y con él viene la vuelta al día a día. Al volver de las vacaciones muchos tenemos la sensación de que comienza una nueva etapa de la vida, el efecto “año nuevo”. Traemos las pilas cargadas y muchas ganas de mejorar nuestras vidas y hacemos una lista de propósitos. Y, cómo no, encabezando esta lista suele estar el cuidarnos más y hacer deporte. Para que esto nos resulte mucho más fácil esta semana compartimos con vosotros la receta de un desayuno sano y ligero, muesli con frutas rojas.


OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ingredientes

  • Yogur desnatado. 1 por cada dos personas.
  • Nueces naturales.
  • Almendras naturales.
  • Pipas de calabaza.
  • 2 cucharadas de muesli por persona.
  • 1 puñado de frutos rojos (fresas, frambuesas, arándanos).

Preparación.

Los ingredientes de esta receta son muy flexibles. Hemos afinado con las cantidades de yogur y muesli para que os podáis hacer una idea aproximada, pero a la hora de añadir frutos secos y fruta será a gusto del que lo prepare. Los frutos secos han de estar crudos (mucho ojo con esto) no fritos. La receta es sencillísima, ya que sólo tenéis que mezclar los ingredientes en un bol para tener un desayuno sano y ligero. ¡A disfrutar!


Si te gustan nuestras entradas también puedes seguirnos en Facebook.

Preparando recetas de verano. Hoy, gazpacho de frutas.

Estándar

Ya sabéis que en Prioritè somos unos apasionados de la vida sana. Esto lo trasladamos al día a día ofreciendo en nuestra carta platos saludables con los mejores y más naturales ingredientes y elaborados por nosotros mismos. Si a esto le sumamos que el verano es la época del año en la que más tiempo tenemos para mimarnos y ponerle un poco de atención a lo que comemos la jugada nos sale redonda.

Y como ya llevamos unas cuantas semanas entre heladitos y tartas, hoy nos hemos decidido a colgar una receta sana aunque no por ello menos deliciosa. Se trata de un gazpacho con un toque algo especial.

imagen vía Barcelonette

Ingredientes:
6 tomates maduros.

Medio pepino pequeño

Media cebolla pequeña

1 trozo de pimiento

1 melocotón

1 diente de ajo

3 cucharadas de aceite

Agua, vinagre y sal.

Preparación:

Quitamos las semillas de los tomates y del pimiento. Pelamos el pepino, el ajo, la cebolla y el melocotón y deshuesamos este último.  Troceamos todo lo anterior, lo ponemos en el vaso de la batidora, añadimos el aceite y trituramos hasta que nos quede un puré fino. Ahora añadimos el agua hasta que consigamos el espesor que más nos guste y condimentamos con vinagre y sal. Por último, lo dejamos enfriar hasta la hora de servir.

Los que habéis hecho gazpacho antes os habréis dado de un detalle: ¡nuestro gazpacho no lleva pan! Así es, lo hemos sustituido por el melocotón que, además de espesarlo y darle un toque de sabor, añade vitaminas y lo hace más ligero. Para acabar un par de trucos: antes de añadir el agua hay quien prefiere pasar las verduras por un pasapurés para luego no encontrar hebras ni trocitos; también podéis hacer el gazpacho directamente con agua fría (si teneis prisa en comerlo) pero con agua templada los ingredientes ligan mejor.

Este plato se puede acompañar con verduritas muy picadas, picatostes de pan o taquitos de jamón. ¡A disfrutar!

Helado de cheescake

Estándar

Los que nos hayáis visitado alguna vez habéis podido comprobar que nuestras tartas están deliciosas. Y aunque en verano también apetecen, esta semana os traemos la versión helada de una de las más populares: la cheescake. La receta es del blog Gastronomía&Cía y es facilísima de hacer. Sólo necesitas unos minutos para preparar la base y unas horas para que se congele y ya tienes tu helado de cheescake listo para tomar.

la-leche-movimiento-del-remolino_21158069

Ingredientes para 4 personas:

  • 110 gramos de frambuesas frescas,
  • 130 gramos de queso quark espeso (speisequark),
  • 50 gramos de leche,
  • 50 gramos de azúcar invertido,
  • 10 gramos de azúcar,
  • unas gotas de esencia de vainilla.

Preparación:

Limpia y seca las frambuesas cuidadosamente. Pon en el vaso de la batidora el queso quark, la leche, las frambuesas, el azúcar invertido y el azúcar normal, y unas gotas de esencia de vainilla, también puedes sustituirla por las semillas de una vaina.

Tritura hasta obtener una crema un poco densa, pruébala y si notas el punto de dulzor al gusto, puedes incorporarle un poco más de azúcar porque al estar congelado en su degustación, el punto dulce en el paladar se reduce.

Vierte el preparado del helado de frambuesa y queso en los moldes, coloca los palitos y alisa la superficie con una espátula de pastelería, aunque quizá sea suficiente con dar unos ligeros golpes de los moldes sobre la superficie de trabajo para que se asiente.

Introduce los moldes en el congelador y deja un mínimo de cuatro o cinco horas. Pasado este tiempo podrás desmoldar los helados de frambuesa y degustar o envasar para conservarlo durante más tiempo en el congelador, en unas bolsitas de papel que puedes hacer tú mismo con papel vegetal, papel parafinado u otro papel apto para la alimentación decorado, así lucirá más cuando se lo presentes a tus comensales.

Helado de coco (sin heladera)

Estándar

Estrenamos mes y ya estamos en lo más calentito del verano. Muchos de vosotros estaréis de vacaciones. Unos cuantos, haciendo planes para disfrutarlas dentro de 15 días. Si sois como nosotros, aprovecharéis los días de descanso para…¡comer helado! Y es que cómo no nos va a encantar, es dulce y refrescante. Por eso nos encanta traeros esta semana la receta de un helado que podéis hacer en casa, sin necesidad de usar heladera. La hemos encontrado en el blog de Knnot (al que también pertenece la foto) y nos parece maravillosa.

 

Ingredientes:

  • 100g de azúcar blanco (½ taza)
  • 50g de azúcar invertido (2 cucharadas rasas) ⇢ BONUS
  • 150g de coco rallado (1 taza)
  • 400ml de nata para montar (+35% de materia grasa)
  • 400ml de leche entera (casi 2 tazas)
  • 400ml de leche de coco (1 lata)

Preparación:

En un cazo ponemos la leche, el azúcar blanco, el azúcar invertido y el coco rallado, primero a fuego fuerte hasta que hierva, después cocinar a fuego bajo unos 3-4 minutos, con cuidado que no rebose la leche.

Dejar enfriar y añadir la leche de coco y la nata. Mezclar bien y poner en un recipiente grande, un bol, un contenedor metálico típico de helados o un tupper cualquiera (este será el recipiente que permanezca en el congelador). Meter en el frigo durante una hora y media. Después sacar la mezcla, todavía líquida, remover bien y meterlo en el congelador.

Durante las próximas horas deberemos estar atentos. Es importante remover el helado cada 45 minutos, diluyendo todos los grumos que se crean en las paredes y en la superficie de la mezcla, para evitar que cristalice y se congele. Repetir esto 3 ó 4  veces, o hasta que el helado se vuelva cremoso.

Si os ha gustado y queréis leer más (o tenéis alguna duda sobre esta receta) podéis consultar la entrada original en el blog de Knnot.