Archivos Mensuales: mayo 2014

Crepes de chocolate con frambuesa

Estándar

Las crepes son típicas de Francia pero han ido ganando popularidad en la cocina mundial. En España tenemos recetas muy parecidas como pueden ser las filloas gallegas o los frixuelos asturianos. Una de las mejores características de las crepes es que son la base de muchos platos, con lo que aprendiendo la receta de la masa puedes hacer infinidad de variaciones dulces y saladas.
Nosotros, que somos más bien golosos, compartimos hoy la receta de unas crepes de chocolate y frambuesa que es fácil, rápida y muy rica. ¡Esperamos que la disfrutéis!

Imagen

Imagen de Carlosficto

 

Ingredientes para 12 crepes:

  • 250 ml de leche
  • 80 g de harina
  • 20 g de azúcar
  • 3 cucharadas soperas de cerveza
  • 30 g de mantequilla en pomada
  • 2 huevos
  • Mermelada de frambuesa
  • Crema de cacao tipo “Nocilla”

Preparación:
Tamizamos la harina con el cacao en un bol lo suficientemente grande para contener todos los ingredientes. Añadimos el azúcar y batimos con energía. En otro bol mezclamos la leche y los huevos; incorporamos la cerveza y la mantequilla y seguimos mezclando. Una vez hecho esto vertemos todo en el bol de la harina poco a poco sin parar de batir hasta obtener una crema homogénea que reservaremos toda la noche en el frigorífico.
Volvemos a batir la crema y si está demasiado espesa, añadimos leche, cucharada a cucharada, hasta obtener la consistencia deseada (la consistencia ideal de la masa de las crepes es similar a la de la nata líquida). Ponemos una sartén antiadherente (de unos 18 cm de diámetro) a fuego medio con unas gotas de aceite. Un truco para añadir la cantidad justa de aceite es empapar ligeramente un trozo de papel de cocina y “pintar” la sartén con él cada vez que vamos a poner una crep. Cuando la sartén esté caliente, vertemos con un cacillo una pequeña porción de la masa. Esperamos unos segundos, damos la vuelta y dejamos que se dore por el otro lado.
Una vez que gastemos toda la masa rellenamos la mitad de las crepes con la mermelada y la otra mitad con la crema de cacao. Doblamos cada crep dos veces sobre sí misma y servimos.

Trío de smoothies

Estándar

Poco a poco se va acercando el veranito y apetece cada vez más salir de casa. Suerte que tenemos una maravillosa terraza desde la que podemos disfrutar de la ciudad mientras tomamos algo fresquito. Y si además de fresco es sano pues ¡mejor que mejor!

Los smoothies son la alternativa perfecta a los refrescos: sin alcohol, bajos en calorías y grasas, repletos de vitaminas y ¡muy refrescantes! Están elaborados con frutas y verduras frescas por lo que también nos ayudan a consumir las cantidades diarias recomendadas de estos alimentos. Cómo véis son todo ventajas, así que os traemos la receta de tres smoothies que os sorprenderán.

Imagen

imagen

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 pepino
  • 2 cebollas
  • hojas de menta
  • 400 gr de yogur griego
  • 10 cl de leche
  • 800 gr de zanahorias
  • 1 cucharadita de anís
  • 2 estrellas de anís
  • 1 cucharadita de hojas de mejorana fresca
  • 1 cucharada de hojas de melisa fresca
  • 1 cucharadita de miel
  • 1 cucharadita de jengibre fresco
  • Zumo de un limón
  • 2 melones
  • Sal y pimienta

Smoothie de pepino: Tritura el pepino con las cebollas, las hojas de menta, el yogur griego y la leche. Sala, añade la pimienta negra y reserva en la nevera.

Smoothie de zanahorias: En un litro de agua salada y durante 20 minutos, cuece las zanahorias cortadas en rodajas, con una cucharada pequeña de granos de anís y las estrellas. Cuela estas últimas. Añade la miel, la mejorana fresca y el jengibre rallado. Salpimienta. Mézclalo todo y reserva en la nevera.

Smoothie de melón: Mezcla la pulpa del melón con el zumo del limón, las hojas de melisa fresca y una pizca de pimienta blanca. Reserva en la nevera.

Saca el trío de smoothies justo antes de servir y degústalos bien fríos.

Ensalada de San Isidro o “a la madrileña”

Estándar

Hoy seguimos con las recetas de San Isidro y traemos una ensalada “a la madrileña”. Según Wikipedia cuando decimos que algo está hecho “ a la madrileña” quiere decir que se ha hecho simplificando los ingredientes o con ingredientes muy comunes.

La ensalada que traemos hoy es un buen ejemplo de ello. Con pocos ingredientes podemos hacer un plato que se disfruta mucho en estas fechas con las primeras calores. ¡Vamos a por la receta!

 

Imagenimagen

 

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 lechuga.
  • 250 gr. de atún en escabeche.
  • 4 huevos duros.
  • 150 gr. de aceitunas negras.
  • 1 cebolleta.
  • Aceite, vinagre y sal.

Preparación:

En primer lugar vamos a preparar la lechuga. La lavamos bien y la dejamos escurrir un momento. Después la cortamos en trozos  y la ponemos en una ensaladera. Añadimos los huevos duros cortados en gajos o en rodajas, la cebolleta muy picada, las aceitunas y el atún. Por último, la aliñamos con aceite, sal y vinagre y ¡lista!

Con platos tan ligeros, sabrosos y fáciles de preparar como este da gusto celebrar San Isidro.

Rosquillas tontas y listas

Estándar

Si hay algo típico de Madrid en estas fechas son las rosquillas que se toman desde principio de mes hasta después de San Isidro. Antes se servían en puestos en la calle ensartadas en un hilo bramante y ahora no faltan en ninguna pastelería de Madrid.
Las hay de dos tipos: tontas, es decir, sencillas; sólo la masa sin ningún tipo de cobertura. Y pese a lo que pueda parecer estas son unas rosquillas ligeras y nada secas. Y listas, con un glaseado de azúcar y limón.
Y aunque nosotros no somos familiares (ni siquiera lejanos) de la Tía Javiera, queremos que disfrutéis de unas ricas rosquillas tontas y listas acompañadas de una limonada casera. Así que ahí va la receta.

 

Imagenimagen

 

Ingredientes para 12 rosquillas:

  • 3 huevos.
  • 2 yemas.
  • 100 gr de azúcar.
  • 5 gr de anís o un par de cucharadas de licor de anís.
  • 130 gr de aceite de oliva.
  • 330 gr de harina.
  • Un poco más de harina para amasar.

Cobertura de las rosquillas tontas:

  • Un huevo.
  • Dos yemas.

 

Cobertura de las rosquillas listas:

  • 1 clara de huevo.
  • 150 gramos de azúcar glas.
  • 1 cucharada de zumo de limón.

Preparación:

Mezclamos las yemas y los huevos con el azúcar y batimos hasta que resulte ligeramente espumosa. Añadimos el anís y el aceite y lo mezclamos bien. Tamizamos la harina y formamos un volcán donde echaremos la mezcla anterior. La trabajamos bien, incorporando la harina poco a poco, hasta que la masa quede blanda y no se pegue a la mesa. Si es necesario añadiremos un poco más de harina. Finalmente aceitamos la mesa y la masa, dejamos reposar unos minutos.

Dividimos la masa en cuatro partes para que nos sea más fácil trabajar con ella. Nos aceitamos las manos y amasamos bien cada porción. Volvemos a juntar toda la masa

Cogemos porciones de unos 70 u 80 gr aproximadamente. Amasamos, formamos un cilindro de 1 cm de diámetro y cerramos, uniendo los extremos para formar una rosquilla. Vamos colocando las rosquillas en una placa de horno.

Para hacer las rosquillas tontas, mezclamos el huevo y las dos yemas de la cobertura y pintamos el número de rosquillas que queramos. Dejamos reposar 5 minutos y volvemos a pintar.

Cocemos todas las rosquillas durante 20 minutos en el horno precalentado a 225ºC. Deben quedar de color dorado y agrietarse ligeramente.

Para las rosquillas listas ponemos la clara en un cuenco y vamos agregando poco a poco el azúcar glas y el zumo de limón hasta que tengamos una crema. Untamos el número de rosquillas que queramos y las dejamos secar.


¡Listas para comer!